Un breve comentario sobre un artículo de Sara Pozos. El carpintero corta cedros... de él se sirve... y hace del sobrante un dios, un ídolo suyo, se postra delante de él, y lo adora diciendo... "mi dio"/>