Los “falsos” le cantan a Jesús, escriben cantitos para adorar al Mesías, y engrandecer Su nombre…
La Luz del Mundo toma ESOS MISMOS cantos, y cambia el nombre de “JESÚS” por el de “SAMUEL”…
Los himnarios de los “falsos” son de adoración a Cristo y de agradecimiento a Dios…
Los himnarios de La Luz del Mundo son una copia de cantos que crearon “los falsos” para adorar a Dios, y ADEMÁS, otros cantos que se agregaron por parte de LLDM para ensalzar a “SAMUEL”….

Cantos que nombran a Dios, pero que giran en torno al hombre. Las canciones de “adoración” no adoran a Dios, sino que hacen felices y emocionan a las personas, pero no por la adoracion a Dios, ni por estar adorándolo, sino que se refieren a la felicidad y las emociones del hombre y lo que Dios hace para hacer feliz al hombre. Letras con frases como “Me siento tan feliz”, “Lo que Cristo hizo por mi”, “Somos el pueblo escogido” etc, son algo muy común”

Los seguidores de Samuel Joaquín no pueden rebatir con provecho los temas que aquí se exponen de forma clara y direct,a con bases bíblicas y lógicas. Es decir, en pocas palabras se ha demostrado, por mucho, que la doctrina que en La Luz del Mundo se predica tiene de bíblica lo que tiene el “apóstol” de Honoris Causa. Pero cuando ya no no les es posible argumentar nada coherente, se la pasan arrojando cantidades numéricas y pruebas que según ellos demuestran que Samuel Joaquín es un enviado de Dios, por ejemplo, las siguientes:

No hace falta ser honoris causa ni “Patriarca Iberoamericano” para darse cuenta de los endebles FUNDAMENTOS que sostienen una secta como la Luz del Mundo.
Echemos un vistazo a una de sus últimas publicaciones (http://www.lldm.org/2007/pagina.php?id=321) y vamos citando el texto en cuestión y haciendo algunos comentarios al margen.

Por: Gerardo 
Dice la escritura:

Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre,
1 Timoteo 2:5 (RV60)

El versículo arriba mencionado es una verdadera perla, un hermoso diamante, se debería escribir con letras en oro y grabarlas no solo en algo material si no en el mismo corazón.

Creo que este versículo es más claro que el agua y sería difícil ponerle peros o trabas. Todo verdadero creyente sabe esta hermosa verdad “El único mediador entre Dios y los hombres es nuestro Señor Jesucristo. Nadie más” Detalles

¿Ha conocido alguna vez a un apóstol?
Me refiero a alguien que reclama ser igual a Pedro, Jacobo, Juan, o Pablo. Quizá sí o quizá no. A uno de mis amigos se le arrimó un autoproclamado apóstol moderno durante una conferencia. Algunas iglesias enseñan la continuación del ministerio apostólico en el presente, mientras que algunos cristianos, en un intento por evitar una confrontación sobre el tema, dan un paso lateral para decir que ellos sólo están “llenando la función apostólica.” La implicación es que la función, de alguna manera, es distinta a la posición, como si fuera posible tal cosa como llenar la función de un embajador sin ser un embajador. ¿Dónde está la autoridad que apoya esto?

Existe una situación que se da muy a menudo cuando Dios ha comenzado a darte luz sobre la verdadera realidad de lo que considerabas “doctrina perfecta” o “la única iglesia verdadera”. Son sentimientos encontrados, por una parte te das cuenta que algo no está bien y por otro te asaltan diversos pensamientos entre ellos:
– Si ésta no es la verdad, entonces NO HAY VERDAD
Resultado: “¡Pues ya qué! mejor aquí me sigo”

Herem, es el nombre con el que Samuel Joaquín bautizara al grupo de ministros que se distinguen por servirle incondicionalmente. Esta incondicionalidad es tomada por la jerarquía Samuelista como un “privilegio divino” que se hereda aún a los hijos.
Uno de ellos, nos da su testimonio sobre las razones para abandonar la secta. En él expone el paralelismo entre sus razones y las razones que movieron a Eusebio Joaquín (fundador de La Luz del Mundo, más conocido como Aarón) para abandonar la Iglesia Católica, la Iglesia Cristiana Espiritual y el Ejército Mexicano.

Es necesario que comprendamos que cada hermano cristiano, de La Luz del Mundo (LDM) o de otra iglesia cristiana (porque las hay) tiene sus razones para expresarse de la forma que se expresa. Puede quizá no ser la forma evangélica o respetuosa que algunos quisiéramos, pero también tiene mucho que ver con la manera de cómo vemos cada uno el evangelio. De igual forma tienen que ver las situaciones particulares que hemos vivido dentro de LDM.

El apostolado que se ha generado en la Luz del Mundo es radicalmente diferente al bíblico. La doctrina que sostiene una elección divina en esta asociación religiosa ha evolucionado a través de los años, desde publicitar en sus primeras décadas de existencia un estricto apego a las Escrituras, hasta una postura actual que justifica que el líder no está sujeto a los mandamientos, practicas y observaciones evangélicas del primer siglo. Lo cual por supuesto, permite al apóstol de la Luz del Mundo una amplia libertad de movimiento y pensamiento.

Siguiendo con el análisis de los cantos que forman parte importante del repertorio de los coros de La Luz del Mundo, analicemos esta vez uno que ilustra perfectamente quién ocupa el primer lugar en el corazón de los miembros de LDM.
El canto en cuestión se puede escuchar aderezado de imágenes alusivas al tema, en este video publicado por Casa Cultural Berea:

Si preguntáramos a cualquier miembro promedio de La Luz del Mundo, si en su iglesia Samuel Joaquín tiene un lugar más importante que Dios o Jesucristo, sin duda en automático contestarían que NO. Que a ellos les han enseñado que primero está Dios, luego su hijo Jesucristo y después el hermano Samuel.
Pero lo que en la teoría suena bien, en la praxis es una cosa MUY diferente.

¿Para la Gloria de Dios son los templos construidos por los fieles de La Luz del Mundo?
(en su mayoría adefesios arquitectónicos)
A ver analicemos: Por la parte de afuera… La placa dice: “A la gloria de Dios, templo construido por el EXCELENTÍSIMO APÓSTOL DOCTOR SAMUEL JOAQUIN FLORES” (Lo construyó la iglesia y la gloria se lo lleva otro)

Cada año se repite el mismo ritual… El Siervo de Dios llega a las 5 AM al Huerto Getsemaní para la conmemoración del fallecimiento del anterior apóstol, el Hno. Aarón Joaquin. Entra en medio del consabido “Hosana, Hosana Hosaaaanaa”, toma su lugar, ora y pide el canto que cada año se le canta a un muerto: Que Dicha Siente el Alma. He estado en estos rituales tantos años en este mismo lugar y desde que era pequeño, que ya todo es para mi el lugar común, tengo la sensación constante de Déja Vú.

¿Quieres saber si una iglesia es cristiana? ¡No te vayas muy lejos! ni tienes que ser EXPERTO en Biblia, ni cursar Doctorados o “Patriarcados” en Teología de algún instituto bíblico católico, protestante o en la matriz de la Wach Tower en Nueva York ni mucho menos algún curso en las las aulas de los jardines de Bethel. Nada más tienes que observar la máxima CRISTIANA: “Por sus FRUTOS LOS…CONOCEREIS”

Esta vez quiero parafrasear a un conocido “PATRIARCA IBEROAMERICANO DE LA EDUCACIÓN” (título comprado por internet y con entrega a domicilio): “Cuando hagas algo pregúntate primero… ¿Ésto lo haría Cristo?”
Claro que no es una frase registrada por Berea®, pero es una de las pocas sabias que el líder de la Luz del Mundo ha usado en sus discursos. Pero ante esto me asalta la duda. ¿Él se lo preguntará a sí mismo? ¿Se sentará en su sala real y se cuestionará:?

No somos pocos los que sabemos en el fondo del corazón que muchas de las cosas de las que fue acusado el Siervo de Dios son ciertas. Y mas nos constan aquellas que su cuerpo ministerial efectúa con impunidad respaldándose en su “autoridad”. Pero entonces, me dicen mis padres, hermanos y amigos: ¿porqué seguimos aquí?

Veo el jardín, la luz a través de las hojas de los árboles. El cielo azul despejado, montañas a lo lejos. Verde vivo, brillante. Oigo las aves cantando, y a lo lejos el barullo de la gente hablando. Autos moviéndose. El aire fresco ligero que atraviesa la ventana me da en la cara. Huele a Dios, huele a amor, huele a Vida