“Los ministros buscaban llenarnos de culpa” dijo en un comentario algún participante de este blog. Esa frase me hizo regresar la mente a años anteriores, sobre esos instantes en que también lloré y creí en muchos aspectos de la vida de los fieles a Samuel en su Luz del Mundo.

Quiero compartirles mi experiencia, por si acaso alguno se identificara con ella. Aunque sé que más de uno lo hará. De hecho, casi todos los que salimos de ahí por gracia de Dios. No soy bueno escribiendo, pero sé que mis vivencias podrán servir a quien como yo, buscaba a Dios en el lugar equivocado.

Aunque la idea de la necesidad de una restauración religiosa se remonta a los siglos que le precedieron al protestantismo luterano, y repetidos intentos modernos por congregaciones religiosas de más o menos éxito; no se necesita un prolijo análisis religioso para determinar si efectivamente LDM es la Restauración genuina de la Iglesia Cristiana de los primeros siglos.