Hoy tienen una necesidad urgente y vital, de mentir; de eso depende su unidad y su fortaleza. Es el alimento de su triunfalismo ante la desgracia. Sí, desgracia porque lo que sucede con el “apóstol” es una desgracia, aunque digan lo contrario. Aunque salga algún día de la cárcel hoy o mañana.

Existe un pueblo sincero, humilde, sencillo en su fe, honesto que en NADA se parece a su líder. Un pueblo que cree, que persevera en lo que cree santo, que no imagina siquiera lo que ustedes hacen en lo oculto, amparados por las sombras en lo secreto y que no puede siquiera imaginarlo, porque su fe sincera no se lo permite.

Sí, en LLDM se está dando un movimiento sin precedentes; pero no porque sean 600 mil los que asistirán a la convocatoria; más bien el tamaño de ese movimiento responde al gigantesco agujero que tienen que tapar: la vergonzosa situación en que se encuentra su adorado “santo de Israel.

Que no darías tú, los voceros y los Consejos de Obispos porque ese proceso judicial se llevara en México… ni una oficina de averiguaciones previas hubiera pisado Naasón. Todo el aparato corrupto de La Luz del Mundo hubiera usado sus vastas influencias para desparecer pruebas, testigos, y trámites, exactamente como ocurrió en el 97 contra Samuel.

Los voceros de La Luz del Mundo (LLDM) han convertido sus respuestas en sendos rezos mecánicos. Por lo regular con respuestas tangenciales y mostrando una excelente habilidad para cambiar de tema. Sin embargo, hay cinco preguntas que los expertos mentirólogos de LLDM no podrán contestar

Les compartiremos 11 características de los llamados “Apóstoles de Jesucristo” de LLDM, mismas que, al conocerlas, podremos hacer un análisis más certero de lo que está pasando dentro de la Iglesia y lo que podemos ver que sucederá. Todas ellas no nos fueron contadas, las recibimos y aprendimos como todo luzmundano promedio, dentro de los templos.

Discriminación e intolerancia. ¡Ah benditas palabras! Para LLDM son más eficientes que la oración y el ungimiento divino del “apóstol”. Recursos infalibles cuando se trata de defender la causa, cuando se trata de evadir responsabilidades, cuando se trata de cambiar de tema y dirigir la atención de una acusación hacia otro lado. Entonces, la victimización se vuelve un recurso.