Header Ad

Categories

Most Viewed

LLDM ¿Cristianismo o luzmundanismo?

Moisés de la Fuente B.

No todo el que me dice Señor, Señor entrará al reino de los cielos.
Mateo 7:21

Alguna vez, hace algunos años leí por primera vez el vocablo “luzmundano” precisamente aquí antes de conocer a los administradores de este blog. Yo era todavía un defensor de las doctrinas de la Luz del Mundo y tuve inclusive, la osadía de venir a enfrentarme a los administradores bajo un seudónimo que me permitiera expresarme de todas las maneras posibles, con tal de salir ganando de los debates que se generaban con los exlldm.

Cuando me decían “luzmundano” sentía que me tomaba una coca en ayunas. Era como una patada en el estómago que me hacía rechinar los dientes contra quien fuera que me nombrara así: “luzmundano”. Pero, ¿por qué me molestaba tanto? Es claro que no es un término que exista, ni siquiera es una contracción de algo bueno con algo malo, o peyorativo. “Luzmundano” me sonaba hiriente, molesto, despreciativo, inclusive, humillante. ¿Por qué?

¿Católico o cristiano?

Cuando los compañeros de trabajo me preguntaban mi religión, hace años ya, solía decir “soy cristiano”, a su vez, ellos me preguntaban nuevamente, “entonces, ¿qué soy yo?, yo les respondía muy orgulloso y con cierto sarcasmo: “católico, tú eres católico”. Por supuesto que insistían en saber cuál era la diferencia, por lo general a los católicos les hace falta mucha formación bíblica y conocimiento de denominaciones cristianas, así que yo les comentaba que la diferencia entre cristiano y católico es que los cristianos adoramos a Cristo y seguimos las doctrinas de Él, y los católicos adoraban a María principalmente y seguían las enseñanzas del Papa y sus obispos. Me encantaba ver sus rostros de duda, y yo me sentía ganador de generar incertidumbre con mi natural sarcasmo.

Con el tiempo aprendí que estaba equivocado también en relación a los católicos.

Pero un día, en una acalorada discusión me dijeron que yo no era cristiano, que yo era “luzmundano”. Y eso me enfurecía. Para mí era como decirme “cristiano hipócrita”, menospreciarme como si me dijeran “eres luz que proviene del mundo”, o decirme que era un falso más del montón, “tú no eres cristiano amigo, eres LUZMUNDANO”. Obvio, este vocablo no aparece en el diccionario de la Real Academia de la lengua Española, porque es un barbarismo; inútil buscar ahí. Por eso fue que aquella ocasión que se atrevieron a llamarme así tuve que preguntar “¿por qué me llamas así?”, “¿cuál es la diferencia (según tú) entre cristiano y luzmundano?”

¿Cristiano o luzmundano?

Les voy a explicar con mis palabras lo que entendí punto por punto traducido a la comprensión de la “Nueva Era”:

De acuerdo a la Biblia:

  • El cristiano es seguidor de Cristo (Hechos 8:26), el luzmundano sigue a Naasón.
  • El cristiano reconoce a Jesucristo como su maestro y su ejemplo a seguir (2a. de Juan 1:9), el luzmundano reconoce haber aprendido de Naasón en quien ve a su maestro y guía.
  • El cristiano adora a Dios y a Cristo (Mateo 4:10), el luzmundano también, pero al mismo tiempo adora a Naasón.
  • El cristiano sabe claramente lo que es adoración (Juan 4:23), el luzmundano la confunde con la honra.
  • El cristiano celebra la Cena del Señor con humildad, en santidad, y de una forma sencilla (1a. Corintios 11.23), el luzmundano hace un espectáculo de ella.
  • El cristiano tiene a Jesucristo como su Roca, su Salvador, su Intercesor y Redentor (1a Corintios 10:4), el luzmundano también, pero al mismo tiempo reconoce en Naasón los mismos atributos.
  • El cristiano no canta absolutamente a ningún mortal en sus cultos de adoración (Éxodo 34.14), el luzmundano le canta al “apóstol” en turno aún sin estar presente.
  • El cristiano en sus altares puede tener una cruz, un paisaje o quizá una representación pictorica de Cristo (Hebreos 12:1), el luzmundano coloca con mucho orgullo el logotipo o las iniciales de su “apóstol”.
  • El cristiano agradece a Jesucristo por la vida, por la salud, por el trabajo (Colosenses 3:15), el luzmundano también, pero al mismo tiempo agradece a Naasón por exactamente los mismos conceptos.
  • El cristiano no busca el lujo ni extravagancia en sus templos, casas de oración o salones. (Hechos 17:24), el luzmundano cree que es orden de Dios que se edifiquen templos grandes y costosos.
  • El cristiano no justifica el pecado (Romanos 3:20), el luzmundano cree que los “apóstoles” tienen permiso para pecar.
  • El cristiano cree en la Biblia como Palabra de Dios (Apoc. 21:5), el luzmundano considera a la Biblia como LETRA MUERTA y a Naasón como fuente “viva” de la “revelación de Dios”.
  • El cristiano hace obras buenas como resultado de su fe (Santiago 2:18), el luzmundano las realiza para ser bien vistos por los hombres.
  • El cristiano no odia a los que dejan de serlo (1a. de Juan 3.15), el luzmundano aborrece con perfecto odio a los que abandonan su fe, los segrega y los considera enemigos.
  • El cristiano no coacciona a sus hermanos para evitar que abandonen la congregación, el luzmundano ejerce todo tipo de coacción para lograr sus propósitos.
  • El cristiano es motivado a ofrendar de sus recursos libremente como dador alegre (2a. de Corintios 9:7), el luzmundano es coaccionado para obtener todo el dinero y bienes que más se pueda.
  • El cristiano no se gloría en la conquista de países, sino en la conquista de sus propios deseos carnales (Colosenses 3:5), el luzmundano vive orgulloso de conquistar al mundo, pero también le enseñan a olvidar la santidad en su vida.
  • El cristiano ve por sus semejantes (Gálatas 6:10), el luzmundano ve por el “apóstol” aunque se olvide de las viudas y los huérfanos.
  • El cristiano sabe que la mentira es de Satanás y le aleja de Dios (Juan 8:44), el luzmundano justifica mentir para alcanzar sus propósitos y cree que Dios se lo permite.
  • El cristiano sabe que la Biblia es autoridad como el pensamiento escrito de Dios (2a. de Timoteo 3:16), el luzmundano cree que Naasón tiene la autoridad para anular sus mandamientos y dar nuevos. Naasón es mayor que todos los antiguos profetas, reyes y apóstoles.
  • El cristiano en general adora a una trinidad, es unitario, o unicitario, según la comprensión divina de la naturaleza de Dios y de Jesucristo, el luzmundanismo adora a una trinidad formada por Dios, Jesús y Naasón.
  • El cristiano sabe que la institución NO salva (hechos 4:12). El luzmundano cree que La Luz del Mundo es la única iglesia cristiana verdadera y que quien no cree en Naasón y se afilia a su iglesia, perderá su alma en el infierno irremisiblemente.
  • El cristiano sabe que el Espíritu Santo es el Consolador prometido que guía a la Iglesia Universal a toda verdad y a toda justicia (Juan 14:26), el luzmundano cree que es Naasón el único consolador quien guía a su iglesia a la verdad.
  • El cristiano sabe que debe amar a su hermano y lo hace de corazón (1a de Juan 2:10), el luzmundano tiene permiso para odiar.
  • El cristiano resalta el Nombre de Jesucrsito que es sobre todo nombre en sus sitios de reunión, el luzmundano atiborra de los logos de Naasón todos los espacios vacíos de sus templos, comenzando por el altar.
  • Y varios etcs más.

Y así me fue explicado. Aquella mañana de debate me defendí como pude justificando de forma bíblica y lógica lo más que pude, sabiendo de antemano que efectivamente, muchas de las premisas que mi interlocutor me daba eran correctas. Pero ya a solas la cosa fue distinta, ¿cómo negarme tanta lógica?, ¿cómo evadir los principios bíblicos del cristianismo que estudié por tantos años? Es cierto, la Iglesia Católica no posee todas las características del cristianismo original que la misma historia registra, pero tampoco lo es La Luz del Mundo, entonces, ¿dónde quedaba su cacareada restauración? ¿Qué fue lo que restauró La Luz del Mundo?

Si alguno enseña una doctrina diferente y no se conforma a[b] las sanas palabras, las de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad, está envanecido y nada entiende, sino que tiene un interés morboso[c] en discusiones y contiendas de palabras, de las cuales nacen envidias, pleitos, blasfemias, malas sospechas“…

1a. de Timoteo 6:4

Y para no hacer más larga mi charla del día de hoy queridos amigos, déjenme decirles que este debate sobre el término luzmundano fue una de las razones que me permitieron comenzar a abandonar la secta. Es tan sencillo comprenderlo pero al mismo tiempo es tan difícil aceptar. Que no se es más especial que otros cristianos, que estamos equivocados, que nos han engañado y que estamos haciendo exactamente lo que a Dios no le agrada, y que al creer que aseguramos la salvación, estamos haciendo lo contrario. Y pensar que pronunciar el nombre de Jesucristo en los bautismos, en las oraciones y en los cantos no nos hacía cristianos.

Y por fin, pude definir lo que yo era en ese momento, lo que era mi familia y mis amigos. Las prácticas que realizamos durante toda la vida heredadas de nuestros padres, de los abuelos, de toda esta cultura religiosa que me rodeó desde mi nacimiento y que defendí con todo mi corazón gran parte de mi existencia:

Luzmundanismo

1. Secta cristiana de origen mexicano y rama de la Iglesia Evnag´leica Cristiana Espiritual – IECE fundada en 1926 por Eusebio Joaquín González. El luzmundanismo se ha dividido a lo largo de su historia (según por el “apóstol” de la dinastía Joaquín en turno) en Aaronismo (por Aarón 1926-1964), Sajofismo (por Samuel 1964-2014) y Naasonismo (por Naasón 2014 a la fecha).
2. Conjunto de doctrinas seudocristianas creadas por Eusebio Joaquín y heredadas a sus descendientes Samuel y Naasón Joaquín. Practicadas por sus fieles seguidores en varios países del mundo.
3. Miembro de la secta La Luz del Mundo. Seguidor de los “apóstoles” de la familia mexicana Joaquín.

¡Ah! Pero me falta complementar los conceptos anteriores con el principal ingrediente de las doctrinas luzmundanas creas por el “hermano Aarón”:

4. Elección, doctrina espiritista creada en 1924 por dos seudoprofetas cristianos en el norte de México, Saulo y Silas, según la cual actualmente el cristianismo debe ser liderado por hombres enviados directamente por Dios. Mejorada y predicada por Eusebio Joaquín González desde 1926 en la religión formada y fundada por él, a la que llamó Iglesia del Dios Vivo Columna y Apoyo de la Verdad: La Luz del Mundo.

Y tú que nos lees, ¿eres cristiano, o luzmundano?

  • gabinobarrera
    7 septiembre, 2020 at 14:31

    Como puedo enviarles la historia de mis convesaciones con mi primo que es luzmundano? Ahora les estan diciendo que el de los videos y las fotos de las violaciónes es el esposo de Sochil Martín, me mando una foto del hombre en la cual para su desfortunio se parece al marrano de Panson Joaquin lo acusan de que es el el que se hizo pasar por el pedofilopederastavioladorcorrupto y falso de nason joaquin.

    • Daniel Muñez
      7 septiembre, 2020 at 22:00

      Hola Gabino,

      Nos ayudaría más tu opinión sobre esos actos.

      Que el liderazgo de LLDM se esfuerza por disfrazar la verdad con mentiras es algo que siempre hace.
      Y lo de Sharim Guzmán es solo una estrategia mentirosa más.

      Dios te bendiga.

Leave Your Comment

Your email address will not be published.*