El pasado 20 de Junio apareció una columna en el diario la Jornada en su edición Jalisco, firmada por el historiador y escritor José María Muriá.
En dicha columna, el respetado historiador Muriá expresa su perspectiva sobre la pasada celebración del Jubileo samuelista en la Hermosa Provincia y hace una reseña breve sobre los orígenes y desarrollo (sobre todo en los últimos cincuenta años) de la iglesia La Luz del Mundo (LLDM).
Con todo respeto, escribo mi comentario sobre los aspectos que el historiador describe, tratando aclarar ciertos puntos desde mi perspectiva como académico y cristiano practicante.

Analizando el contexto de la Biblia, muchos han intentado encontrar en las que se consideran profecías numéricas, significados relacionados con hechos pasados, presentes y futuros. Éstas profecías, anunciaron con siglos de exactitud algunos eventos de orden mundial, como la destrucción de Babilonia, la caída de Jerusalén y todos los sucesos relacionados con el nacimiento, vida, muerte y resurrección del Mesías.