En los tiempos de Eusebio (alias Aarón) Joaquín, durante muchos años se interpretó de manera no oficial pero firme (por ejemplo en la iglesia 12 de octubre), que los dos testigos de este capítulo eran el Apóstol Pablo y el “apóstol” Aarón, esto desde luego, se desmoronó cuando subió al poder Samuel Joaquín (el hijo de Eusebio), entonces muchos optaron por hacer la corrección al nuevo “sentir” que había en sus corazones, concluyendo que los dos testigos de Apocalipsis 11 son Aarón y Samuel.

Por: Daniel Múñez

El orgullo lleva a conflictos;
los que siguen el consejo son sabios
Proverbios 13:10

Estimados hermanos abarcados en la Gracia de Jesucristo nuestro único Salvador
Estimados fieles que perseveran en la iglesia La Luz del Mundo
A los sajofitas que nos invitan a debatir en público temas tratados en este blog
A todos nuestros lectores en general.

En los últimos días hemos recibido nuevamente una invitación para debatir nuestros argumentos con fieles seguidores del sajofismo en un debate público. A pesar de que evidentemente se trata de una persona que se hace pasar por una supuesta vocera oficial y que claramente su invitación es una mala broma, no es la primera vez que se nos ha hecho esta invitación. Algunos nos han invitado a hacer debates en la ciudad de México, otros en la ciudad de Guadalajara y algunos otros a ciudades de menor relevancia para el luzmundanismo en general. Algunos samuelistas lo han hecho por este medio y algunos otros por correo o redes sociales.  Detalles

Un vistazo a la diferencia entre honra y adoración.

La idolatría Moderna, como ya se ha dicho en varias entradas de este mismo Blog, tiene variadas y distintas caras que son difíciles de descubrir para quien carece de los elementos bíblicos y la luz básica del cristianismo original. Con frecuencia la idolatría moderna está disfrazada con elementos cristianos que le dan un toque evangélico, permitiendo así su práctica dentro de las iglesias que se llaman cristianas. Detalles

Una de las principales doctrinas que sustentan la hegemonía de la doctrina de La Luz del Mundo (LLDM) llamada “Elección”, es sin lugar a dudas el tema que nos ocupa en esta ocasión: el llamado “Ministerio de Reconciliación” que básicamente consiste en una supuesta facultad que el Señor dio a sus apóstoles para que ellos puedan perdonar los pecados de los hombres cuantas veces sea necesario.

Como sabemos, LLDM sostiene que esta supuesta facultad hoy en día es administrada por el “apóstol” Samuel Joaquín Flores (SJF) de manera exclusiva. Y sin ánimos de exagerar, Ésta doctrina constituye uno de los pilares de la fe que practican, ya que refiere a una de las cualidades más importantes de la importancia que le reconocen los fieles a su apóstol. LDM sostiene que si no hubiera un apóstol con un ungimiento “especial” sobre la faz de la Tierra, no habría quien pudiera perdonar sus pecados delante de Dios, por lo cual todos serían irremediablemente condenados.

Cuando analizamos el pasado de la Iglesia Católica, muchos nos asombramos de las terribles desviaciones que tuvieron en materia doctrinal, de ver cómo se fueron apartando cada vez más de la verdad cristiana para construir su propia versión del Evangelio. Esto es comprobable desde su jerarquía clerical, al haber establecido un cargo o ministerio que funge como el supuesto representante de Jesucristo en la tierra al que denominaron “Papa”.

Es la segunda ocasión que escribo en este blog. Lo he hecho porque conforme a la espada del espíritu –que es la palabra de Dios- es claro para mi que la iglesia La Luz del Mundo, a la que pertenecí por varios años, desde el 1948 se desvió y vino a ser una secta apóstata. Porque la palabra y el espíritu Santo, nos dan testimonio que han torcido las escrituras, al quitarle la honra, gloria, alabanza y adoración que sólo corresponde a Dios. Al anular el sacrificio de nuestro Señor Jesucristo en la cruz del calvario y el derramamiento de esa sangre preciosa; camino único, excelente y suficiente para que la humanidad pueda recibir arrepentimiento, perdón de pecados, salvación y vida eterna.

Los “falsos” le cantan a Jesús, escriben cantitos para adorar al Mesías, y engrandecer Su nombre…
La Luz del Mundo toma ESOS MISMOS cantos, y cambia el nombre de “JESÚS” por el de “SAMUEL”…
Los himnarios de los “falsos” son de adoración a Cristo y de agradecimiento a Dios…
Los himnarios de La Luz del Mundo son una copia de cantos que crearon “los falsos” para adorar a Dios, y ADEMÁS, otros cantos que se agregaron por parte de LLDM para ensalzar a “SAMUEL”….

Cantos que nombran a Dios, pero que giran en torno al hombre. Las canciones de “adoración” no adoran a Dios, sino que hacen felices y emocionan a las personas, pero no por la adoracion a Dios, ni por estar adorándolo, sino que se refieren a la felicidad y las emociones del hombre y lo que Dios hace para hacer feliz al hombre. Letras con frases como “Me siento tan feliz”, “Lo que Cristo hizo por mi”, “Somos el pueblo escogido” etc, son algo muy común”

Los seguidores de Samuel Joaquín no pueden rebatir con provecho los temas que aquí se exponen de forma clara y direct,a con bases bíblicas y lógicas. Es decir, en pocas palabras se ha demostrado, por mucho, que la doctrina que en La Luz del Mundo se predica tiene de bíblica lo que tiene el “apóstol” de Honoris Causa. Pero cuando ya no no les es posible argumentar nada coherente, se la pasan arrojando cantidades numéricas y pruebas que según ellos demuestran que Samuel Joaquín es un enviado de Dios, por ejemplo, las siguientes:

No hace falta ser honoris causa ni “Patriarca Iberoamericano” para darse cuenta de los endebles FUNDAMENTOS que sostienen una secta como la Luz del Mundo.
Echemos un vistazo a una de sus últimas publicaciones (http://www.lldm.org/2007/pagina.php?id=321) y vamos citando el texto en cuestión y haciendo algunos comentarios al margen.

Navegando por internet nos encontramos con un sitio de unos misioneros estadounidenses, quienes están enfocados en la evangelización en las zonas a donde no ha llegado el evangelio en México. Ellos han desarrollado un completo material para la enseñanza de la Palabra de Dios. Entre dicho material, cuentan con un estudio sobre las sectas principales del país, entre las que mencionan a La Luz del Mundo.

¿Ha conocido alguna vez a un apóstol?
Me refiero a alguien que reclama ser igual a Pedro, Jacobo, Juan, o Pablo. Quizá sí o quizá no. A uno de mis amigos se le arrimó un autoproclamado apóstol moderno durante una conferencia. Algunas iglesias enseñan la continuación del ministerio apostólico en el presente, mientras que algunos cristianos, en un intento por evitar una confrontación sobre el tema, dan un paso lateral para decir que ellos sólo están “llenando la función apostólica.” La implicación es que la función, de alguna manera, es distinta a la posición, como si fuera posible tal cosa como llenar la función de un embajador sin ser un embajador. ¿Dónde está la autoridad que apoya esto?

Mucha de la megalomanía sectaria proviene de una enorme ignorancia y un gran ego hambriento de superioridad.
Vista desde la ingenua fe y la falta de cultura general del grueso de los miembros, la colonia y templo sede internacional de La Luz del Mundo compite sin problema con el Vaticano o Salt Lake City, lo cual, para algunos no miembros puede sonar descabellado.

Herem, es el nombre con el que Samuel Joaquín bautizara al grupo de ministros que se distinguen por servirle incondicionalmente. Esta incondicionalidad es tomada por la jerarquía Samuelista como un “privilegio divino” que se hereda aún a los hijos.
Uno de ellos, nos da su testimonio sobre las razones para abandonar la secta. En él expone el paralelismo entre sus razones y las razones que movieron a Eusebio Joaquín (fundador de La Luz del Mundo, más conocido como Aarón) para abandonar la Iglesia Católica, la Iglesia Cristiana Espiritual y el Ejército Mexicano.

Es necesario que comprendamos que cada hermano cristiano, de La Luz del Mundo (LDM) o de otra iglesia cristiana (porque las hay) tiene sus razones para expresarse de la forma que se expresa. Puede quizá no ser la forma evangélica o respetuosa que algunos quisiéramos, pero también tiene mucho que ver con la manera de cómo vemos cada uno el evangelio. De igual forma tienen que ver las situaciones particulares que hemos vivido dentro de LDM.

El apostolado que se ha generado en la Luz del Mundo es radicalmente diferente al bíblico. La doctrina que sostiene una elección divina en esta asociación religiosa ha evolucionado a través de los años, desde publicitar en sus primeras décadas de existencia un estricto apego a las Escrituras, hasta una postura actual que justifica que el líder no está sujeto a los mandamientos, practicas y observaciones evangélicas del primer siglo. Lo cual por supuesto, permite al apóstol de la Luz del Mundo una amplia libertad de movimiento y pensamiento.

Si preguntáramos a cualquier miembro promedio de La Luz del Mundo, si en su iglesia Samuel Joaquín tiene un lugar más importante que Dios o Jesucristo, sin duda en automático contestarían que NO. Que a ellos les han enseñado que primero está Dios, luego su hijo Jesucristo y después el hermano Samuel.
Pero lo que en la teoría suena bien, en la praxis es una cosa MUY diferente.