Header Ad

Categories

Most Viewed

“Apedréalos hasta que mueran”. Muerte social a los DISIDENTES en LLDM

Hay gente que se tiene por pura,
pero no está limpia de su inmundicia.
Proverbios 30:12

Por Moisés De la Fuente B.

Apenas hace unos meses La Luz del Mundo seguía insistiendo que la información “sesgada” que los medios publicaban sobre Naasón, de sus doctrinas, de sus crímenes y su feligresía, era un “discurso de odio” que provocaba múltiples ataques violentos a la iglesia. Sara Pozos fue una de las principales defensoras del luzmundanismo en este aspecto, pues desde su columna en Milenio continuamente escribió sobre un “discurso de odio” dirigido contra la secta, mismo que según sus palabras, se debía de erradicar. En alguno de sus escritos llegó a comparar a la secta con el pueblo hebreo y lo que está “sufriendo” por los crímenes de su líder, con el Holocausto.

Risible, cierto. Nada más lejos de la verdad.

Pero la disertación dominical del ministro naasonista Pedro Hernández del domingo pasado no fue nada risible, todo lo contrario. Fue una predicación que realmente ha causado preocupación a todos los ex miembros de LLDM que hemos podido escucharla y también a muchas personas que sin haber pertenecido a la secta, pueden comprender el grado de peligrosidad del llamado que este ministro hizo a nombre del dios que dicen adorar y servir. De hecho, consideramos que todo gobierno en donde haya fieles de LLDM deben estar alertas por la gravedad de las palabras del ministro mencionado. https://www.youtube.com/watch?v=4JElgRr9odE&t=9317s

Esto que analizamos y compartimos hoy, es parte de un hecho que los ministros y jerarcas de LLDM no pueden negar, uno de los rubros de la crisis que sufre, es la grave deserción, pues miles de personas están dejando de creer en sus doctrinas, muchos de ellos lo confiesan a sus familias y se declaran “fuera” de la iglesia. Pero no todo queda ahí, ellos mismos se esfuerzan por persuadir a sus familiares para que hagan lo mismo.

Esa es la razón de este tipo de predicación.

La Luz del Mundo está echando mano de todos sus recursos para nivelar el barco que naufraga, de ahí que ministros como el mencionado se arriesgue con tanto descaro a hablar en un tono y en un discurso por demás amenazante. Un tono que los ministros luzmundanos han usado desde hace años dentro de sus muros contra los “apóstatas” que renuncian a la fe y que animan a otros a hacer lo mismo, pero que ahora las redes sociales impiden que permanezca en secreto.

Ya lo hemos dicho muchas veces, no existe peor enemigo para una secta que el que ha renunciado a ella. LLDM no le teme a los de Univisión, ni a los de Telemundo, la secta teme a los que han salido de sus filas porque ellos conocen de primera mano la vida, las doctrinas, porque posees una experiencia propia, porque conoce a los ministros, sus virtudes, sus defectos, sus pecados e inclusive, sus crímenes. De hecho, tanto le puede constar a un ex miembro de lo que se sabe, que en cierto momento, lamentablemente también pudo haber sido cómplice de ellos. Y, ¿qué hacer contra esos “enemigos” poderosos que tratan de convencer a otros salirse de las filas de LLDM?

La doctrina “revelada” expresada en labios del ministro responde:

“Ciertamente LO MATARÁS, lo apedrearás hasta que muera, no tendrás piedad de él, no lo encubrirás sino que lo DELATARÁS”, dijo el ministro insistentemente en una voz pausada, firme y amenazante citando el pasaje bíblico Deuteronomio 13:6.

“Vas a señalarlo y a decir: ‘este me dijo esto, que me aparte de la iglesia, que estoy mal, que soy un idólatra’, a este, debes exhibirlo“.

Enc. Pedro Hérnández
Ministro de LLDM

Explicaciones como esta son comunes en la secta. Desde siempre se ha enseñado a señalar, a denunciar a los hermanos que estén en contra del pastor o que piensen de manera distinta a las doctrinas y lo comenten con los demás, ellos, dijo el pastor, no son cizaña, “son maldad”. En estos tiempos de crisis luzmundana y en el ojo de los medios, los ministros luzmundanos habían tenido cuidado de no expresarse así, pero en algunas congregaciones naasonitas la deserción es tan grave y la presencia de hermanos de buen testimonio que renuncian a la fe es tan fuerte, que hizo que el pastor Hernández perdiera cierto cuidado en el discurso.

Como luzmundano que fui, entiendo el doble propósito en el lenguaje del pastor, porque no fue explícito permitiendo que cada quién lo entendiera a su manera. Por un lado, cualquier luzmundano responderá que no se trata de matar literalmente, sino de “matarlo espiritualmente” (como si eso no fuera grave). En LLDM “matarlo espiritualmente” significa cortarlo de comunión, es decir, no dirigirle la palabra, quitarlo de lista de amistades, inclusive, si es un hijo o una hija, correrlos de casa; y si son padres, dejarles de hablar y convivir con ellos. En resumen, lincharlos públicamente y después de eso, hacerlos merecedores de una muerte social. El familiar hijo, o hija, padre, tío, primo o amigo apóstata deja de existir para el luzmundano “fiel”.

“Delátalo, exhíbelo”

¿En qué consiste la exhibición del apóstata que invita o persuade a otros a renunciar a la idolatría en esta iglesia? Pues bien, el que se considera fiel acude con el ministro y le denuncia al familiar o amigo “rebelado”. Dependiendo de la gravedad y de la inteligencia del ministro que recibe la denuncia (los hay fanáticos y otros no tanto), será el linchamiento público. En una reunión en la que estén presentes la mayoría de los hermanos, el ministro predicará exactamente como lo hizo Pedro Hernández, así, con odio, con rencor, acusando, crujiendo los dientes y entrecerrando los ojos. Hablará del pecado de apostasía y leerá los mismos versículos. Si el apostata en cuestión ha ocasionado que varios se hayan salido o que duden, el ministro será condenatorio, implacable, dará detalles y si lo considera necesario, su nombre. Lo siguiente será expulsarlo, cortarlo de comunión, darlo por muerto.

La Luz del Mundo de estos últimos años, hipócritamente comprometida con su imagen pro-Derechos Humanos se vería mal si detalla en qué consiste el simbolismo de “lo apedrearás hasta que muera“, lo que la exhibiría como lo que realmente es, una secta destructiva y cuando es necesario, desintegradora de familias, promotora del odio, clasista, racista y coercitiva. El ministro sí tuvo cuidado de no ser específico.

Eso es lo que preocupante, que hay fieles fanáticos que pueden entenderlo LITERALMENTE. Y es que los fieles que están renunciando a su fe, ancianos, adultos, jóvenes o inclusive niños, tienden a expresar lo que comprenden de su fe o forma de ver las doctrinas como parte de una liberación o como parte también de una necesidad espiritual, ética, moral y humana. Denuncia en unos, derecho en otros. Pero las doctrinas luzmundanas reveladas por su dios a los “apóstoles” dicen que todo hermano fiel muestra fidelidad a Dios odiando al apóstata, marginándolo, “matándolo” socialmente. Es así como comienzan los conflictos en las familias: padres rechazados por sus hijos y lo que es más común actualmente, hijos rechazados, “matados” por sus padres, excluidos del ámbito familiar y en ocasiones expulsados del hogar. Todo, por una doctrina que enseña a ODIAR, a “asesinar”, a matar socialmente al que niega la fe, al que confiesa su “apostasía”. Hacer esto en una secta como LLDM, condena al otrora creyente a sufrir las consecuencias del uso de su libertad de creencias. De esta manera es como la SECTA La Luz del Mundo te dice:

“Te quedas y te callas, o confiesas tu apostasía y te quito a tu familia, te quito a tus amigos, te quito tu forma de vivir y también tus ganas de vivir.

Yo, Naasón, desgraciaré tu vida para siempre”.

La interpretación más preocupante

La doctrina “revelada” a los “apóstoles” de LLDM dice que hay que delatar al apóstata que quiere que “dejen de servir a Dios” a sus hermanos, enfatizando que hay que “matarlo a pedradas”, pero el pastor que la expuso, nunca especificó qué significa hacer eso; y aquí es cuando debemos responder a los que no conocen las doctrinas luzmundanas qué significa “matarlo a pedradas”, qué se entiende por denunciarlos, exhibirlos y señalarlos. ¿Acaso el pastor está convocando a los miembros a lastimar físicamente a los disidentes?, ¿está el ministro dejando la puerta abierta para que alguno de esos “hermanos” que no son “muy hermanos” ASESINEN a los hermanos que invitan a otros a alejarse de la secta?

Pedro Hernández no lo explica. Lo deja al aire. Lo deja a la interpretación de cada quién y por supuesto, no se hace responsable de la comprensión particular de quienes escuchan su mensaje. Los fanáticos defensores al escuchar nuestra indignación por la peligrosidad de este discurso, comentaron en las redes sobre nuestra postura: “los hombres carnales no pueden entender las cosas espirituales”, refiriendo que el pastor Hernández estaba hablando en un lenguaje puramente “espiritual”, incomprensible para nosotros, “los carnales”.

Por eso, vamos a terminar lo que el hermano Pedrito no explicó el día domingo pasado.

En julio del año próximo pasado, cuando el ministro José Luis Peña renunció a su cargo en LLDM, se publicó la grabación en donde el pastor Gilberto García, jefe de los Incondicionales de Naasón, amenazaba a José Luis de la siguiente manera:

“Mira José Luis, si no haces lo que te digo… recibirás agresiones que pondrán en peligro tu vida. No descartes que algunos fanáticos o retirados de la iglesia canalicen mal su enojo y hasta puedan agredirte, ya sea del cuerpo ministerial o de miembros que reaccionarían con violencia hacia tu familia”.

Esto es lo que significa “apedréalos hasta que mueran”.

Los “retirados de la iglesia” que canalizan “mal su enojo”.

En LLDM existen miembros “retirados” que no han dejado de ser fanáticos pero no acuden con regularidad a los cultos. MIEMBROS pandilleros, drogadictos, alcohólicos, bravucones, agresivos, belicosos e incluso, criminales. Miembros como estos son los que la élite de pastores reclutan para Jazher, los guardaespaldas que cuidan al “apóstol” y a su familia, capaces de lastimar, de dañar, de ir a prisión y dar su vida por ellos. Estos “retirados de la iglesia” son los que protegen a los ministros de renombre, son los que se ofrecen a los ministros de las iglesias para darle alguna “calentadita” a los que se atreven a molestar a algún ministro y son los que han estado amenazando de muerte o agresión física a los exlldm que denuncian los crímenes de la secta a través de sus canales. Un “retirado” de los que habla Gilberto siente que se gana el cielo cuando coopera agrediendo físicamente a algún “enemigo de la iglesia”.
Pero ellos no son los únicos.

También entre los miembros fieles hay fanáticos con el suficiente criterio y falta de valores que son capaces de agredir físicamente a los “apóstatas” y más, a los que se “atreven a invitar a otros a serlo”. En su mente, con explicaciones de pasajes mal interpretados como las de Pedro y por increíble que parezca, un miembro así cree que realmente hace un servicio a Dios al lastimar a un exlldm o a su familia. De ahí que familias enteras que han abandonado la secta hayan sufrido y estén sufriendo agresiones verbales, físicas, daños a sus vehículos, casas y por supuesto, amenazas de muerte.

Miles de personas en el mundo por discursos menos explícitos que el de este pastor luzmundano dio, han lastimado a personas, han asesinado a golpes, a balazos y han torturado a seres humanos que no creyeron como ellas. Discursos INSTITUCIONALES de odio como este han provocado y están provocando los genocidios más lamentables de la historia.

Esta LLDM es la “iglesia cristiana” que hace acuerdos con instituciones de Derechos Humanos. Es esta la misma asociación religiosa que acusa de generar persecución en su contra a cadenas de noticias y a periodistas. Esta es la misma organización que apenas hace unos meses se victimizaba y pedía detener la información que los medios daban sobre los reprobables actos de Naasón porque según sus líderes, ocasionaban vandalización en sus templos (3 o cuatro, de los “15 mil” que tienen en el mundo).

Desde que Naasón fue apresado por sus execrables delitos hace tres años y medio, absolutamente ninguna información dada por los medios serios y respetables han expresado NADA que se le compare, aunque sea mínimamente, al discurso de ODIO y rencor que el pastor Pedro Hernández profirió este domingo pasado.

Atento llamado a la CONAPRED y a la CNDH

Los que laboramos en este blog y seguramente muchos de los que hemos abandonado la SECTA LLDM, hacemos un llamado al Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación de México (CONAPRED), para que pongan atención al llamado a la violencia verbal y física que hace la Iglesia La Luz del Mundo mediante la predicación de sus doctrinas. De la misma forma solicitamos a la Comisión Nacional de Derechos Humanos CNDH a que pongan atención a los discursos de odio que se expresan descaradamente desde los púlpitos de esta mal llamada iglesia, mismos que no solo llaman a la violencia y desintegración familiar, sino que también convocan a la agresión física e inclusive, al asesinato de aquellos que los ministros señalan como apóstatas.

La Luz del Mundo invita a las familias a AMARSE cuando todos creen en Naasón. Pero las DIVIDE y fomenta la MUERTE SOCIAL a cualquiera de sus miembros, padre, madre, hijos, nietos o abuelos que dejan de creer en el “apóstol”.

Mensaje a los hermanos de LLDM

A los fieles sinceros de la iglesia, les pedimos permitan a sus familiares que ya no creen, expresarse. Les invitamos a considerar el amor familiar sobre toda doctrina religiosa que carece de suficiente sustento bíblico. No discutan de un lado ni del otro, solo respeten su decisión, su libertad de pensar y antes de obedecer los llamados al odio de sus ministros, consideren que es posible vivir con familiares que piensan diferente cuando el amor es el vínculo de unidad, es el marco donde se desarrollan todos en la familia.

A los hermanos que ya no creen en las doctrinas naasonitas y que han decidido abandonar la secta, les pedimos que sean sabios y precavidos, que se cuiden. Actúen analizando la situación que les rodea para que encuentren la mejor forma de expresarse con sus familias. Lamentablemente la organización LLDM está diseñada para lastimar al que decide abandonar sus herejías y el mayor daño que hace, es separarlos de sus familias. La secta está herida, no escatimará en dañar a quien pueda para poder conservar el gran poder aún conserva. Por favor oren para que Dios les ayude a encontrar la mejor manera de salir, y si es posible, háganlo en el momento oportuno siempre respetando el derecho de sus familiares a creer en lo lo que deseen.

Miles que ya no somos esclavos de La Luz del Mundo estamos orando por ustedes aunque no sepamos quiénes son, ni dónde estén, porque tenemos plena confianza en que el Dios que les ha ayudado a abrir los ojos, es el mismo que les auxiliará conforme a sus propósitos.

Dios les bendiga, los cuide, les acompañe en sus decisiones y en todas sus necesidades.

Atentamente:
Moisés De la Fuente B.

    Leave Your Comment

    Your email address will not be published.*