Una comparación entre las estrategias públicas de LLDM y el verdadero cristianismo.

Por Judith Azalea Ortiz Ortega

Mateo 6:5 Y cuando ores, no seas como los hipócritas; porque ellos aman el orar en pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos de los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa.

Literalmente es imposible comparar el cristianismo con la Iglesia La Luz del Mundo (LLDM). Mucho más difícil es comparar a Naasón con el apóstol Pablo por ejemplo, y ni siquiera imaginar hacerlo con Jesucristo, nuestro Salvador y Redentor, porque el cristianismo y el luzmundanismo son dos cosas absolutamente diferentes.

Sin embargo, no son pocos los que son engañados con esta falacia, y esque cuando se desconoce el cristianismo bíblico, es sencillo comprar la idea de que la iglesia mencionada, se parece mucho al cristianismo del que nos hablan los Hechos de los Apóstoles.

La Luz del Mundo se presenta a sí misma como “la Restauración de la Primitiva Iglesia Cristiana”, argumentando que la congregación fundada por Jesús desapareció de la Tierra en el primer siglo para su posterior reaparición en pleno siglo XX.

Bueno, esa fábula ya se la saben ustedes y no tiene caso recordarla. Lo que sí conviene, es hacer un bosquejo breve sobre lo que escribieron sus verdaderos discípulos sobre cómo se conducía la Iglesia Cristiana en los primeros siglos de su existencia y cuáles fueron las enseñanzas de Jesús que dieron origen a sus prácticas espirituales, en comparación con las actividades que el luzmundanismo realiza.

Ahora que Naasón Joaquín el “apóstol” de LLDM anfrenta los graves cargos por los que está detenido, sus seguidores son vanamente engañados por sus líderes, con la promesa de que en cada audiencia en la corte, el “apóstol” saldrá en libertad. Y como eso no sucede, entonces les inyectan frases-placebos que sirvan para consolar la tristeza causada por la tardada victoria en tribunales y el triunfo esperado.

Mientras tanto, los altos jerarcas de LLDM implementan estrategias triunfalistas públicas para mostrar una cara al mundo que difícilmente ellos mismos creen. Una de sus estrategias es, sin lugar a dudas, los espectáculos públicos en los que realizan bautismos o hacen obras sociales para mostrar su fe al mundo.

Cabe preguntarnos ¿son estas estrategias y prácticas características del cristianismo auténtico?

Recordemos lo que Jesús enseñó sobre los actos públicos para ser bien vistos por los hombres.

En el versículo con el que iniciamos esta entrada, Mateo da fe de lo que el Maestro enseñara en su tiempo sobre realizar actividades “piadosas” para ostentar fe, piedad, amor, bondad, y santidad. Porque acciones como éstas no buscan que Dios sea conocido, buscan el reconocimiento, el halago, la admiración y la alabanza de los hombres.

En otra parte de la Escritura dice:

Sin embargo, muchos, aun de los gobernantes, creyeron en Él, pero por causa de los fariseos no lo confesaban, para no ser expulsados de la sinagoga. Porque amaban más el reconocimiento de los hombres que el reconocimiento de Dios. – Juan 12:41-43

De hecho, para los cristianos del primer siglo y los de ahora, el fariseísmo es un sinónimo de hipócrita, porque realizaban actos de apariencia piadosa, pero muy lejos estaban de ser piadosos en su interior.

La Iglesia de Cristo no ama más el reconocimiento del mundo. De hecho, éste le tiene sin cuidado porque a quien busca agradar, es a Dios, no a los hombres.

Los cristianos de este tiempo como aquellos que escucharon a Jesús y a sus apóstoles en persona, no desean reconocimientos públicos ni escritos, ni diplomas, ni premios locales o mundiales, porque todo ello, es vanidad. La Iglesia se reconoce peregrina en este mundo, pasajera, y nunca pierde la conciencia de esta situación. Sobre todo, porque sabe que entre más se llega a ser amado por el mundo, más se aleja uno de su Salvador, ya que, la amistad con el mundo, es enemistad con Dios. (Santiago 4:1)

A diferencia de la Iglesia cristiana primitiva, La Luz del Mundo se ha caracterizado desde sus inicios por buscar la amistad con el mundo, bajo el pretexto de respetar y obedecer a las autoridades seculares, al grado de vender sus votos a cambio de favores gubernamentales, de servicios para sus colonias, de dinero para sus templos y de puestos de poder en el gobierno.

Vocero de LLDM y Diácono ordenado junto con políticos de LLDM acompañando al Presidente de El Salvador Nayib Bukele.

Y no mentimos, los que hemos vivido o vivimos aún dentro de la Iglesia damos fe y pruebas de que así es. Aunque, siendo sinceros, cada vez es menos necesario mostrar pruebas sobre estas acciones anticristianas, pues están brotando por todos lados. Sobre todo después del arresto y proceso penal que enfrenta el “apóstol” Naasón.

Eso es la Luz del Mundo, una institución religiosa que no se parece a la primitiva iglesia cristiana, porque ésta, no hacía amistad con el mundo.

No con el poder corrupto, no con la política, no con la autoridad que corrompe; porque su fundador y fundamento, Jesucristo le dejó bien claro “mi reino, no es de este mundo”.

Respondió Jesús: Mi reino no es de este mundo; si mi reino fuera de este mundo, mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos; pero mi reino no es de aquí. – Juan 18:36

El Jesús de la Biblia no se alió con el poder político de su tiempo, ni enseñó que sus discípulos buscaran puestos importantes en el gobierno. Jesús tampoco enseñó a salir a las calles para barrerlas, para regalar comida y realizar a cabo buenas acciones para ser bien vistos por los hombres. Todo lo contrario, “que no sepa tu mano diestra, lo que hace tu siniestra” Mateo 6:3.

Saúl el rey, la apariencia antes que la honestidad.

Cuando Saúl perdonó a lo que le gustó de Amalec, Dios no se lo tuvo por bueno. Todo lo contrario, por medio de Samuel dio instrucciones para amonestarlo por su desobediencia y se le expresó su castigo. Saúl no se inmutó, todo lo contrario, descaradamente sólo atinó a decir al profeta: “He pecado, pero te ruego que me honres ahora delante de los ancianos de mi pueblo y delante de Israel”. Eso es todo lo que le preocupaba, quedar bien delante de los hombres, y no de Dios.

Así son los que buscan el reconocimiento de la gente, hipócritas. Buscan quedar bien, verse bien, que se hable bien de ellos aunque su corazón, esté lejos de Jehová.

Por ello, Dios mismo expresó que son personas, gente que hace obras, que lleva alimentos, que realiza actividades benéficas o inclusive piadosas haciendo derroche de dotes de oratoria, pero que su “corazón lejos está” de Él (Isaías 29:13).

Lo que buscan los líderes de la Luz del Mundo con estos espectáculos

Convocados por sus pastores, hemos visto salir a las calles a cientos de naasonitas. Por decenas y hasta miles salen a limpiar las calles, las playas, a llevar comida a los hospitales, a brindar ayuda humanitaria, para mostrar al mundo que son buenos cristianos, que han sido enseñados a ser buenos ciudadanos por aquel que está en prisión, y que por lo tanto, ese mismo prisionero no puede ser capaz de todos los crímenes sexuales que se le imputan.

Eso es lo que buscan los hermanos de LLDM, ser bien vistos por los hombres y que éstos, vean a Naasón en sus fieles.

Buscan el reconocimiento de los gobiernos, buscan mostrar que son buenas personas, buenos ciudadanos y buenos “cristianos” (aunque desprecien el término ya que lo consideran común). Es cierto, ya antes lo han hecho, mucho menos pero con la misma razón: anunciar el “amor y la bondad” de su apóstol en turno, y jamás, jamás faltará la lona, el anuncio, la publicidad y la foto para el Facebook y los medios de comunicación: AYUDA HUMANITARIA de SAMUEL (antes), o NAASÓN JOAQUÍN, (aunque el “apóstol” no haya dado en la mayoría de casos ni la indicación de hacerlo, ni aportado un peso de su bolsillo.

Nunca, nunca faltará el anuncio fariseo, gigante, vistoso para ser observado por las gentes, para que las demás confesiones religiosas adviertan que ya llegó La Luz del Mundo y su “apóstol”. Para que la Iglesia católica “tiemble”, para que los gobiernos les den más tarde un diploma enmarcado; para que los líderes de los congresos se bajen de sus curules para rendirle homenaje a su líder y para que poco a poco la organización tenga más y más poder que le permita llegar a ser como la secta que más admira, a quien tanto envidia y a quien tanto emula: la Iglesia Católica.

Sí, la católica a quien tanto imita, porque, ¿qué hace La Luz del Mundo que no haya hecho antes ya la Iglesia Católica? ¿Templos gigantes, bibliotecas, estaciones de radio, asociaciones políticas, cadenas de televisión, ministerios, proyectos misionales, asociaciones de profesionistas, hospitales, escuelas, cajas de ahorro o bancos?

¿Qué crímenes hay que no haya cometido la Luz del Mundo al igual que el catolicismo? ¿Linchamiento de los que no creen como la jerarquía luzmundana? ¿Inquisiciones? ¿Ministerios que ocultan delitos vergonzosos? ¿Pederastia cometida por sus pastores? ¿Robos? ¿Hurtos? ¿Nepotismo ministerial? ¿Violaciones sexuale? ¿Homosexualidad entre ministros? ¿Hijos de fornicación o adulterio? ¿Homicidios?

Y más importante aún ¿qué crímenes cometió el papado que no haya cometido el apostolado luzmundano en su casi siglo de existencia? ¿Pederastia con varones o mujeres? ¿Violación, ¿Aabuso de autoridad? ¿Nepotismo? ¿Homicidios, ¿Estafa? ¿Simonía? ¿Adulterio?…

Pero sobre todo, ¿qué NO hace La Luz del Mundo para proteger sus intereses que no haya hecho ya en sus casi 2 mil años de historia el papado romano?

Ha ocultado los delitos de los pastores y de sus familias en un Ministerio de Honor y Justicia, ha sobornado a quien haya hecho falta en los Gobiernos de todos los niveles para conseguir permisos para construcción de templos, para ocultar muertes en la edificación de sus edificios. Ha mentido para sacar a sus fieles de la prisión como lo hace con su “apóstol” actualmente, ha manipulado masas con su radio LLDM, ha ocultado los crímenes de sus pastores e hijos de pastores, ha cauterizado conciencias con sus arengas en sus lugares de reunión, ha buscado puestos políticos para sus miembros en los gobiernos donde tiene más fieles, ha vendido los votos de los fieles, ha fornicado con los gobiernos de la Tierra para lograr sus propósitos, ha ocultado los pecados y crímenes de su papado-apostolado, ha engañado a los miembros para conservar a una sola familia en el poder durante tres generaciones, y entre muchas cosas más, ha buscado los privilegios y riquezas que tiene la iglesia cristiana más grande en el mundo, sí, ¡exactamente igual que el catolicismo que tanto odia y critica!

Por ello, no es de extrañar que también siga las estrategias que el papado usa o ha usado en el pasado para verse bien delante de los hombres: salir a las calles a mostrar su caridad y buenos sentimientos. Llevando lonas, anuncios, llamando la atención de los vecinos, de los medios de comunicación, haciendo vistosos desfiles con cánticos y banderas de colores para que se vea que son cientos, miles, que son buenos, limpios, sonrientes, amables. Para después, usarlo en YouTube, en las páginas web de la Iglesia, en las conferencias, en los libros, para impresionar a endebles intelectuales como José María Muriá y llevarlos a una audiencia en Los Angeles con gastos pagados para hablar bien de LLDM.

¡Esto NO ES CRISTIANISMO señores! Eso se llama y se seguirá llamando LUZMUNDANISMO.

Un cristiano cree con sinceridad en su Salvador, en su Dios y actúa en un continuo esfuerzo por agradarle, por corresponder a su amor y por afirmar la esperanza y fe que tiene en Él. Y, el resultado de esa fe, amor, gratitud y esperanza son obras de la misma naturaleza. Obras que NO inventa, que NO fabrica y que no son antes que su fe, sino que son el resultado de ésta. Y no porque las busque hacer para demostrarle nada a nadie, sino que son el fruto que da su propia naturaleza, porque Dios le hizo un buen árbol (Mateo 7:17).

Y cuando un cristiano da frutos del espíritu, no anda cacareando como gallina sus obras. Ellas solas dan testimonio de que su fe es GENUINA y así, y solamente así ALUMBRAN a los gentiles, y ellos, a su vez glorifican al Padre que está en los cielos (Mateo 5:16)

¡Es así como funciona el verdadero cristianismo! ¡No los espectáculos ridículos que hacen las sectas en estadios, en plazas públicas, en salones de box o recintos de futbol acompañados de famosos líderes políticos!

Eso es la Luz del Mundo, una iglesia mediática HIPÓCRITA. Autopublicitada, envidiadora y a la vez imitadora del catolicismo. Una iglesia que a falta de un genuino triunfo de su líder en la Corte de los Ángeles, genera un TRIUNFALISMO en las calles, vistiéndose de blanco, sumergiendo públicamente a cuanto se deje, para después inflar las cifras de una manera desorbitante. Orando de pie en las esquinas de las plazas en un despliegue impresionante de hipocresía.

El mensaje es “aquí estamos, no nos han ganado, somos muchos más, más fuertes, más unidos, más presentes que nunca, aunque les duela, aunque quieran destruirnos, aunque deseen vernos tristes, aunque nuestro dios esté en la cárcel, él gobierna, él tiene el poder, él es nuestra salvación y nadie podrá detenerlo porque es santo y perfecto aunque se demuestre lo contrario y no tenemos miedo mientras él viva”.

Sí, ese es el mensaje que los líderes de LLDM envían al mundo por medio de los dóciles miembros que salen como corderos a hacer un espectáculo a las calles.

Pero la realidad es otra.

Los que hemos salido de sus filas sabemos lo que realmente quieren decir: “tenemos miedo”, “miedo de perdernos, miedo de reconocer que nos han mentido, de aceptar que no somos el pueblo escogido, de que no somos superiores, de aceptar que nos hemos dejado engañar” “miedo de aceptar que inclusive hemos expuesto nuestras familias a esta gran mentira, a veces pasando por el fuego del falso apóstol aún a nuestros propios hijos”.

Ese es el miedo de la Iglesia. Pero el miedo de los ministros -sobre todo los altos jerarcas- es a perder el negocio, los privilegios, los beneficios, el modus vivendi al que están acostumbrados. Tienen miedo al hambre.

Un hermano promedio de la Luz se siente protegido mentalmente por las multitudes, por las arengas, los gritos, las frases triunfalistas en los templos, por la grandilocuencia de los coros, por las banderas que ondean en sus mentes y en sus reuniones representando a sus hermanos de “todo el universo”.

También se siente respaldado por las impresionantes construcciones y las imágenes colectivas inyectadas por los serviles ministros del “apóstol”, imágenes donde visualizan a su “Moisés moderno” frente del contingente en el Mar Rojo, con el mar cual muros a sus lados. Amén de que les han hecho creer que son admirados por el mundo, envidiados y temidos por las demás iglesias quienes buscan a toda costa frenarlos, detenerlos y si es posible, destruirlos. Porque, ¿qué otra razón tendrían los enemigos para encarcelar al aliento de sus vidas?

Pero los verdaderos cristianos del primer siglo nos dejaron un hermoso ejemplo que no hace falta comparar con los hermanos de La Luz del Mundo en semejante situación. Los seguidores de Jesús no se corrompían con el mundo, no buscaban agradar a los gobiernos, no salían a hacer buenas obras para ser bien vistos por los hombres. Solo creían y actuaban en consecuencia de su fe y su esperanza. Y los frutos de esa fe eran amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe. Gálatas 5:22.

Sin embargo, aunque sabemos y nos consta que muchos naasonitas son personas sinceras y de buen testimonio, lamentablemente abundan en las colonias Hermosas Provincias de latinoamérica muchos luzmundanos (sobre todo pastores) cuyos frutos hablan de la negada eficacia del evangelio muerto que han recibido de Naasón y sus ascendientes apostólicos: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, envidias, homicidios, borracheras, orgías y cosas semejantes a éstas (Gálatas 5:19) y de lo cual NO son responsables, porque ellos no tienen culpa de haber conocido y creído a ese OTRO evangelio, que en lugar de crear una congregación cristiana, ha sido más bien una fábrica de hipócritas que aman orar en las esquinas de las calles y en las plazas públicas, anunciándose a sí mismos, a su iglesia y a su ídolo, antes que al verdadero Dios, y de paso generar grandes ganancias a la familia Joaquín y a sus ministros.

Pero ahora que nos lees, hermano de La Luz del Mundo, si alcanzas a comprender esto, creemos que es Dios quien te ha dado luz en el entendimiento para que reconozcas que ya es tiempo de que pienses si realmente quieres seguir en una religión que busca agradar a los hombres antes que a Dios.

Porque ese es el mismo error de Naasón, el “apóstol “de tu iglesia; pues quiso agradar a los hombres antes que a Dios y peor, quiso agradarse a sí mismo haciéndose adorador de su propia persona y, los actos de culto a sí mismo le llevaron a olvidarse que las sociedades humanas del mundo de este tiempo NO perdonan actos como los que cometió, porque dichas acciones son tan despreciables que “ni aún se nombran entre los gentiles” (1 Cor. 5:1).

Y Naasón, habiendo conocido a Dios en los ojos sinceros de la Iglesia, no le glorificó como a Dios, ni le dio gracias, sino que se envaneció en sus razonamientos tomando para sí la adoración que solo corresponde al Creador.

Por ello, oramos porque a nadie más en La Luz del Mundo le pase lo que a su apóstol, ya que, PEOR que la cárcel física que hoy él sufre como consecuencia de sus actos, es el entenebrecimiento del corazón y la ausencia de Dios en vida.

4 Replies to “La Luz del Mundo. A falta de triunfo, triunfalismo.
  • SERGIO CARRILLO MARTINEZ
    SERGIO CARRILLO MARTINEZ
    Responder

    CREO EN UN SOLO DIOS QUE ES AMOROSO, MISERCORDIOSO, JUSTO QUE NO CASTIGA Y EN SU UNICO HIJO JESUCRISTO QUIEN CON SUS OBRAS Y SU PALABRA NOS ENSEÑO EL CAMINO A LA VIDA ETERNA Y COMO ADORAR Y AGRADAR A NUESTRO PADRE DIOS, DE FORMA HUMILDE, SENCILLA, DISCRETA, MODESTA Y SABIA. LOS HOMBRES Y MUJERES QUE SON ELEGIDOS O UNGIDOS POR DIOS DANDOLES ENCOMIENDAS EN EL MUNDO, POR SUS OBRAS SE RECONOCEN Y MILLONES LA HAN CUMPLIDO EN DIVERSOS CAMPOS DE LA VIDA PORQUE HAN HECHO EL BIEN A NUESTRO PROJIMO EN NOMBRE DE NUESTROS PADRE DIOS Y TENIENDO A NUESTRO SEÑOR JESUCRITO COMO EL GRAN MAESTRO Y MODELO POSTRANDOSE CON HUMILDAD ANTE SU MAGNIFICIENCIA Y SU PODER. NUESTRO EXTRAVIO ESTA EN EL COMO QUEREMOS LLEGAR A NUESTRO DIOS CREADOR DE TODO EL UNIVERSO Y LA RESPUESTA SOLAMENTE LO ENCONTRAREMOS EN EL FONDO DE NUESTRO CORAZON.

  • Verónica
    Verónica
    Responder

    Hola, te escribe Verónica Vega, periodista de un rotativo impreso, ¿Quisieramos contactarte para una entrevista sobre este articulo?

    Te anexó el correo al que puedes comunicarte conmigo si te interesa
    [email protected]

  • Verónica
    Verónica
    Responder

    Corrección este es el correo:
    [email protected]

    • Daniel Muñez
      Daniel Muñez
      Responder

      Gracias Verónica por comunicarte con nosotros.

      Por favor escribe a nuestro correo y con gusto te responderemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *